La Armada se hunde en el Open de Australia: los 21 españoles participantes se despidieron antes de cuartos de final

‘La Armada’ se hundió en el Open de Australia. Ningún tenista español, hombre o mujer, consiguió colarse entre los ocho mejores del cuadro individual del primer grande del año, un registro que no se producía en un Grand Slam desde la edición de Wimbledon de 2021 y que choca frontalmente con las expectativas de un grupo más que preparado para rendir en los grandes escenarios.
La vuelta de Nadal, la sorpresa de Bucsa, la buena pretemporada de Paula Badosa, el ‘fenómeno Alcaraz’… El tenis español tenía muchos motivos para creer en una montaña de títulos en gira oceánica, mayor incluso que en el exitoso arranque de hace un año, pero apenas se ha aproximado a lo estimado.
Las lesiones del número uno del mundo, Carlos Alcaraz, y de la jugadora española con mejor ranking WTA, Paula Badosa, fueron las primeras desilusiones antes del sorteo del certamen, dos bajas a las que se unieron los tenistas caídos en la fase clasificatoria, nueve de diez que buscaron el pase a cuadro.
La primera ronda fue una dura criba para los nacionales, cinco tenistas se despidieron del cuadro masculino a las primeras de cambio (Munar, Bernabé Zapata, Martínez Portero, Carballés y Albert Ramos), una del femenino, Garbiñe Muguruza, que volvió a ceder partido que tenía en su mano y prolongó así su preocupante racha negativa.
Las peores noticias llegaron en el segundo turno. Nadal cayó en combate ante Mackenzie MacDonald por una lesión de cadera que podría comprometer su temporada, y a él se unieron Pablo Carreño y Davidovich Fokina con sendas derrotas. El cuadro masculino quedó a entera disposición de Roberto Bautista, a quien se le escapó el primer título del año en la final del Adelaide International 2, apenas una semana antes.
Un pasito más dieron Párrizas y Bucsa, ambas clasificadas para tercera ronda, la misma en la que fueron apeadas por Vekic y Swiatek. A pesar de ello, ambas dejaron buenas sensaciones en el arranque de una temporada en la que pueden alzar la voz en el circuito.
Todas las esperanzas recaían en Bautista, un seguro sobre pista dura, y cumplió con su victoria sobre un heroico Andy Murray en tercera ronda. Parecía que el castellonense tenía un camino relativamente asequible hasta una hipotética semifinal, pero Tommy Paul, intratable ante los integrantes de ‘La Armada’, truncó su avance de cuajo en el inicio de la segunda semana.
La progresión de todos los tenistas españoles en el ‘grande’ australiano terminó antes de los cuartos de final, algo que no sucedía en un torneo de esta categoría desde el verano de 2021, cuando el propio Roberto Bautista cayó en octavos. El dato es demoledor, especialmente tras el buen arranque de 2022, pero es imposible excluir de las quinielas, apenas en el primer mes de competición, a un grupo de tenistas que sumó 23 títulos para España la pasada campaña.

La Armada se hunde en el Open de Australia: los 21 españoles participantes se despidieron antes de cuartos de final

'La Armada' se hundió en el Open de Australia. Ningún tenista español, hombre o mujer, consiguió colarse entre los ocho mejores del cuadro individual del primer grande del año, un registro que no se producía en un Grand Slam desde la edición de Wimbledon de 2021 y que choca frontalmente con las expectativas de un grupo más que preparado para rendir en los grandes escenarios. La vuelta de Nadal, la sorpresa de Bucsa, la buena pretemporada de Paula Badosa, el 'fenómeno Alcaraz'... El tenis español tenía muchos motivos para creer en una montaña de títulos en gira oceánica, mayor incluso que en el exitoso arranque de hace un año, pero apenas se ha aproximado a lo estimado. Las lesiones del número uno del mundo, Carlos Alcaraz, y de la jugadora española con mejor ranking WTA, Paula Badosa, fueron las primeras desilusiones antes del sorteo del certamen, dos bajas a las que se unieron los tenistas caídos en la fase clasificatoria, nueve de diez que buscaron el pase a cuadro. La primera ronda fue una dura criba para los nacionales, cinco tenistas se despidieron del cuadro masculino a las primeras de cambio (Munar, Bernabé Zapata, Martínez Portero, Carballés y Albert Ramos), una del femenino, Garbiñe Muguruza, que volvió a ceder partido que tenía en su mano y prolongó así su preocupante racha negativa. Las peores noticias llegaron en el segundo turno. Nadal cayó en combate ante Mackenzie MacDonald por una lesión de cadera que podría comprometer su temporada, y a él se unieron Pablo Carreño y Davidovich Fokina con sendas derrotas. El cuadro masculino quedó a entera disposición de Roberto Bautista, a quien se le escapó el primer título del año en la final del Adelaide International 2, apenas una semana antes. Un pasito más dieron Párrizas y Bucsa, ambas clasificadas para tercera ronda, la misma en la que fueron apeadas por Vekic y Swiatek. A pesar de ello, ambas dejaron buenas sensaciones en el arranque de una temporada en la que pueden alzar la voz en el circuito. Todas las esperanzas recaían en Bautista, un seguro sobre pista dura, y cumplió con su victoria sobre un heroico Andy Murray en tercera ronda. Parecía que el castellonense tenía un camino relativamente asequible hasta una hipotética semifinal, pero Tommy Paul, intratable ante los integrantes de 'La Armada', truncó su avance de cuajo en el inicio de la segunda semana. La progresión de todos los tenistas españoles en el 'grande' australiano terminó antes de los cuartos de final, algo que no sucedía en un torneo de esta categoría desde el verano de 2021, cuando el propio Roberto Bautista cayó en octavos. El dato es demoledor, especialmente tras el buen arranque de 2022, pero es imposible excluir de las quinielas, apenas en el primer mes de competición, a un grupo de tenistas que sumó 23 títulos para España la pasada campaña.

[#item_full_content]

Deja una respuesta